martes, 5 de diciembre de 2006

MI PROPIA HISTORIA

Hace cuatro años llegaron a mí unos boletines informativos de una asociación en defensa de los animales (ALA, Asociación por la Liberación Animal) que me hicieron plantear muchas cuestiones que llevaban años rondando por mi cabeza. En resumen, criticaban la vivisección y el hecho de comer carne.
El gusanillo empezó a moverse por mi interior y me dediqué a buscar información por internet. En esa época yo no tenía en casa y me iba todas las tardes a un ciber con una libretita donde apuntaba mis dudas. Las buscaba y guardaba en diskets para poder volver a leer en casa con más tranquilidad.Además me metía en foros y preguntaba a otras personas.Esa faceta de algunas personas que siempre me había parecido heroica, iba a ser ahora mía también.
Cuando tuve claro que iba a dejar de comer carne se lo comuniqué a mis padres. La reacción fue digna de película, me dijeron de todo. Sin exagerar me llamaron desde “mala hija”, “idiota”, “inocente, incrédula”… Estaban convencidos de que alguien me había lavado el cerebro (¿cómo si no conocía a nadie?) y llegaron a preguntarse qué habían hecho ellos para merecer a una hija así. Era surrealista, no entendía cómo mis propios padres se ponían así y me llegaban a degradar de esa manera.Mi primera reacción fue ponerme a llorar como una descosida intentando razonarles mis ideas, pero al no estar bien informada en muchas cosas siempre encontraban huecos en mis argumentos. Pero si algo se me mete en la cabeza lo acabo haciendo. Así que llegué a un “acuerdo” con mi madre y solo me dejé la carne. Esto es algo que suelen hacer muchos vegetarianos al iniciarse porque el cambio en nuestra vida es radical. Y al identificarnos más con los mamíferos y aves, son los primeros que dejamos.Noté muchísimo dejar este “alimento” porque desde pequeña había sido muy carnicera y la consumía en todas las comidas.Mi dieta dio un giro de 180º y mi estado anímico también. A la hora de las comidas siempre tenía problemas con mi madre “¿y el fiambre tampoco lo vas a comer?, que tontería” “¿Y el paté? ¡Te vas a morir de anemia!”.Y con mis amigas más de lo mismo, todas se habían vuelto expertas en medicina y me pronosticaban una muerte segura. No encontraba apoyo en nadie, sólo en los foros.
Como ya he comentado arriba, mi estado anímico era penoso, pero mi seguridad en lo que creía me daba fuerzas. Me apunté en una agenda la fecha de inicio y cada día que pasaba sin probar bocado iba marcándolo con una cruz. No sé por qué, pero al llegar la noche y ver una cruz en la hoja me sentía feliz conmigo misma.Sinceramente nunca tuve la tentación de comer un trozo de carne, porque tenía claras mis ideas. Conozco gente que siempre acaba dejándoselo y pienso que es porque no están realmente convencidos. Eso si, al principio echaba un poco de menos el sabor. Es normal, 16 años con un paladar acostumbrado a este sabor costaba de acostumbrar a las verduras. Pero me quitaba la idea de la cabeza pensando en el cerdito, etc, que había detrás.
Poco a poco fueron pasando los días y al quinto mes estaba preparada para dejarme el pescado. Si había podido con la carne, ¿por qué no ahora con el pescado? Pues me resultó más difícil, porque el típico segundo plato que cubría con él, ahora estaba vacío. Mi madre ya no sabía que hacerme y me tuve que dedicar a buscar recetas y comprarme libros. Comencé a tomar yogures, queso y leche (nunca la he tolerado) porque mi madre empezó a preocuparse.Con el tiempo ya tenía un buen repertorio de comidas aunque aun a día de hoy sigo experimentando. La cocina ha llegado incluso a gustarme y algunos días cojo ingredientes que me gustan y los voy mezclando creando recetas nuevas.
A raiz de buscar información para hacer un video para clase, vi cómo tratan a vacas y gallinas para sacar leche y huevos. Asi que he decidido hacerme vegana, pero la cosa empieza a complicarse. Para sustituir la leche y los yogures me he comprado los de soja (por cierto están buenos), pero con el queso es diferente, no encuentro un sustituto que tenga el mismo sabor. El problema con los huevos es el mismo: ¿Cómo hago ahora las recetas que llevan huevos? Lo que he pensado es que seguiré tomando huevos, pero SOLO los que provengan de una agricultura ecológica. Es decir, los que provengan de gallinas criadas en libertad y con pienso.
Pero ahora viene el mayor problema: La comida fuera de casa. Si antes ya sólo podía pedirme tortilla, queso, ensalada o parrillada de verduras, ahora ya solo serán las 2 últimas. Y os aseguro que cuando te vas de viaje y llevas 4 días comiendo lo mismo acabas hasta el..... Pero bueno, todo sea por la causa. Asi que ahora en vez de tomarme mis cafecitos matutinos en la facultas, los sustituiré por tes o zumos. Y solo tomaré café en mi casa con mi leche de soja.
Como dice mi madre: me gusta complicarme la vida, pero así soy más feliz!

4 comentarios:

Alba dijo...

Hola mi niña!! Aquí estoy inaugurando los comentarios de tu página. Despues de tanto marearte con Mimos voy a contarte su história.
Mimos es un perrito que sacaron el otro día en la televisión al que su dueño maltrataba. Intentó deshacerse de él echandolo a un pozo y después de varios días una buena persona se metió a rescatarlo (Viendo como muchos otros crueles individuos habían seguido el ritual de este desaprensivo).El pozo se encuentra tapiado para desgracia de este tipo de gente.Pero no es el pozo lo que hay que cerrar sino que hay que enriquecer la mente de la gente... con sentimientos y esas cosas.

Ahora Mimos necesita mucho cariño, está en una casa de acogida a la espera de un nuevo dueño que le trate dignamente. Pero sus compañeros de cueva no han tenido su suerte.

La cara de Mimos refleja su história, hay que hacerle olvidar sus miedos.

Quela dijo...

Holita lore!!Soy ra...y bueno he visto que tienes el blog super ideal :)jajaja....me ha parecido super fuerte lo de las empresas que experimentan con animales...y mas q eso...q Gucci tb :(, hay que hacer un super boicot mua!

Diego dijo...

Holaa lurena! Animo y enhorabuena ya pasaste lo mas dificil, tienes una gran fuerza de voluntad!
Yo tambien me hice vegano a los 16, hace 4 años, aunque de golpe practicamente :-)
Los viajes son mas complicados, si es posible intenta coger apartamento/apartahotel en vez de habitacion de hotel por ejemplo.
Voy a seguir cotilleando tu blog con tu permiso.

VTR dijo...

Me ha encantado tu relato. Mi mujer y yo llevamos + o - un mes pensando en hacernos ovolactovegetarian@... para en un futuro pasar a se vegetarian@s.

Espero que todo nos salga bien, tan o igual como a ti.

Saludos.

http://www.loquetehacefelizenestavida.blogspot.com/